8.2 C
Puno

Consejos para pasarla bacán en un telo con tu Yahaida por el Steven Maycol, el chico de las pollerías

Must read

Desde que te conocí en la verbena de Odontología, me he vuelto loco por ti, princesa. Mis ojos se posaron en ti mientras abrías esa botella de Brahma con los dientes. Todo fue magia esa noche pues mi corazón supo que ibas a ser la Melany de mi corazón cuando derramaste toda la chela en mi polera. Tu delicadeza me conmueve, Xiomara. Por ello quisiera llevarte esta tarde a los confines de la Av. Universitaria y enseñarte lo qué es el amor. Después de comer nuestro menú en el chifa, serás mía, nena, pues frente al Megaplaza yo te enseñaré lo que es la pasión. “Amigo, ¿tienes Piel?”

1. Nunca compres el condón en el telo. Procura que tu Aracelly jamás vea cuándo compras un condón. Aparte de quitarle feeling al asunto (y además de que te meten la rata -je- con el sobreprecio), nadie te certifica cómo va estar ese látex luego de pasar días y meses frente al foco de 20 watts de la recepción de tu telo preferido. Probablemente ese condón que compres ha pasado por las manos de varios clientes ante de llegar a ti. Consecuencia: “¡Amor no me viene!”

2. Pregunta antes precios, ofertas y cualidades del telo: Estás entusiasmado y deseas llevar a Nicole a un buen telo donde puedas desplegar tus dotes de galán de Tungasuca. Para ello debes haber realizado un mapeo de los telos. Pregunta precios, ingresa a las habitaciones, utiliza el wáter. Sé un cliente acucioso y dedicado. Recuerda que Nicole Katherine va a estar en esa habitación así que todo debe estar listo para su ingreso. ¡No cometas el error de estar buscando con ella un telo! “Amor, ¿y si vamos a este?, ¿o a este?, ¿o a este?” ¡ALAOS, CHOLITO!

3. Báñate, basura. No hay nada más desagradable para una Harumy Cristel que tener frente a ella a un Washington peludo y desaseado. Procura al menos haber pasado una barra de jabón Bolívar a tu cuerpo seboso, cepillado los dientes y rasurado aquellas partes de tu anatomía dónde abunda el pelo. La pasión es un juego de sentidos y al no bañarte revelas que ella no te importa. “¡Ve rápido y compra el primer Axe o Aval vencido de la bodega!”

4. Servicio a la habitación: ¡Sorprende a Brunella con una salchipapa! Gerald, después de haberte entregado durante dos minutos y medio, ella desea recuperar fuerzas y nada mejor que una rica salchipapa. Llama a recepción y pide una Inka Kola de litro con una salchipapa. Un amable cuartelero te entregará tu pedido en una bolsa de plástico, previo pago de 10 lucas. “Amigo, ¿tendrás vasitos? Un favor pe’”

5. Olvídate del porno y atiende las necesidades de ella: El cuarto tiene una pantalla LED de 40 pulgadas y buscas como loco el canal 109, 113 o 112. Ella está ahí sentada esperando que dejes de ver el circuito cerrado del telo donde han puesto videos porno y… que seas su amante, Gianfranco. Pero, no. Tú estás más interesado en explorar los canales porno que amar a tu Stacey. El porno jamás podrá reemplazar la entrega y devoción por tu princesa de Paradero Puno. ¡RECAPACITA, IMBÉCIL!

Finalmente, los hoteles en el Pedú marrón y salvaje son espacios comunes llenos de identidad. Un edificio con anuncio de neón de 15-20-25 es la expresión máxima de la democracia peruana: ilumina, abriga y da placer a cientos de miles de parejas que construyen encima de una cama de dos plazas una relación.

- Advertisement -spot_img

More articles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Latest article