12.6 C
Puno

Consejos para conquistar a la Yahaida en una pollería por Steven Maycol, el chico de las pollerías

Must read

Desde que te conocí en el tono de Johnny, me he embobado por ti, princesa. Tus ojos negros llorosos y tu jean desgastado hicieron nacer en mí las ganas de locas de sacarte por ahí y a ver qué pasa, pues. Así que esta noche Yahaida Crystel, he decidido expresar mis sentimientos y revelarme como el chico de las pollerías, tu datero fiel del amor y el fercho de tu corazón. No temas si El Chino va muy rápido, solo no te olvides de wake me up when Palao ends. Llegaremos a la pollería de mi padrino y allí desplegaré mi elegancia para conquistar tu corazón de panetón, beibi.

1. No interrumpas mientras traga tu Aracelly: La función básica del pollo a la brasa es alimentar, my dearest jalador de custer. Es básico ingresar a la mente de una chica periurbana marginal a través de un bien-objeto-cosa como lo es un suculento cuarto de pollo a la brasa. Las papas fritas tienen una materialidad específica: acercar dos cuerpos llenos de amor y pasiones desbordadas. Por ello es básico no permitir que estos alimentos perezcan así que no seas tan florero y ve al grano: pide el pollo y déjala comer. “AMIGO, ¡MÁS AJÍ!”

2. Si Harumy ya no puede más, pide “para llevar”: El cuarto de pollo perece y se malogra rápidamente; su valor es decreciente (S/9.00) en función al tiempo, salvo que desees llevarte esas cuatro papas que sobraron, esa alita que se ve riki o ese pedazo de tomate con restos de ají. Solo en esos casos se pueden almacenar los huesitos en una bolsa o un envase de tecnopor. “Amigo, ¿no tendrás más huesitos para mi Bobby? Dame pe’, un favor”

3. Iniciar una linda amistad con Katyuska: El ketchup, la mostaza y la mayonesa alimentan, nutren y permiten la reproducción de los barrios periurbano marginales. Para iniciar esa linda amistad con Katyuska es obligatorio llevarla a comer pollo a la brasa. Llevarla a comer broster o higadito no cuenta. Esos son los previos, son los aperitivos: el plato fuerte es el cuarto de pollo. Si solo le das higadito, estarás asegurándote un espacio en la choteadozone. No seas misio y ahorra tus 10 lucas y llévala a comer la pollería más cercana, oe sonso alegre.

4. Ser uno con Katherine: Compartir el mismo cuarto de pollo con tu chica genera que tú y ella se vuelvan uno en sí. Ahí se reducen las diferencias y se visibilizan las coincidencias. ¡NO ES SER MISIO, OJO! ¡ES INTIMIDAD! Que tus manos toquen las suyas mientras ambos jalan con sus dientes el mismo pellejito los humaniza y les permite ingresar a un mayor grado de intimidad. No es lo mismo que cada uno coma de su plato que comer del mismo plato: he ahí la diferencia, he ahí el detalle. Que tú le des de comer una papita frita en la boca te acerca cada vez más a su corazón, Jairo. “Amigo, un cuarto con gaseosa nomás”

5. ¡No la cagues! Deja que ella escoja qué parte del pollo quiere: Llegaste a la pollería, pero solo hay parte pecho. Llevarla a comer pollo a la brasa sobre esta nueva circunstancia opera, suma y se superpone a otros elementos o regalos que le puedas dar en el transcurso de las salidas. Aquí no te cierres y permite que ella escoja su parte preferida del pollo. “Amigo, solo tenemos un pecho”. Si te gusta a ti el pecho y a ella también, cede y dale el pecho. La parte pecho sirve para generar sociabilidad sobre las bases de la reciprocidad: crean, mantienen o rompen relaciones. Si tú le das la parte pecho, ella te puede dar su corazón y admiración. “Amigo, ¡una gordita!”

6. Papas nativas versus papas fritas: Amiguito, a menos que salgas con una María de los Ángeles Berckemeyer de la Riva Agüero Blondet Meier, ¡JAMÁS!, ¡JAMÁS PIDAS PAPAS NATIVAS! Si tu pollería de barrio se pone hípster y te ofrece papas nativas y estás saliendo con Shirley, pide las papas fritas clásicas. Ella no le interesa la diversidad de la papa peruana, ella ha cedido absolutamente a los valores de la producción industrial de la papa frita común y corriente. Ella va a ver esas papas nativas como papa sancochada y te las va a lanzar en la cara. “¡PAPAS SOCIALMENTE RESPONSABLES!”

Finalmente, las pollerías en el Pedú marrón y salvaje son espacios comunes llenos de identidad. ¿Quién no ha ido a comer un rico cuarto de pollo con la persona que más te gusta? ¡Es un acto puro y lleno de amor! Una pollería de barrio es el Pedú porque allí puedes encontrar parejas de diversos orígenes. Son lugares de encuentro de parejas sexual y culturalmente diversas. ¡Una pollería es el espacio ideal de igualdad! Por eso ir por primera vez a la pollería con la chica o chico que te gusta es el más grande acto de desprendimiento y pasión. Una pollería es amor. Yahaida, ¿te gustó? Apago la grabadora.

- Advertisement -spot_img

More articles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Latest article