12.6 C
Puno

PUCP: Jesús de Nazaret es recategorizado a escala 9 porque su papá no declaró tener taller de carpintería

Must read

(Agencias ¡CRUCIFIQUENLO!) ¡HAGA ALGO MARCIAL! Una noticia ha conmovido a una pobre familia del Asentamiento Humano “BELÉN”. Y es que Jesús Steven de Nazaret (conocido por las peladas de Judea Norte como el Chisus), joven promesa de la adulteración de alcohol, multiplicador de panes con torreja en el Paradero Naranjal y resucitador de muertos con la resaca más brava de la Av. México, no puede pagar la pensión exorbitante de la universidad más plural de Judea: la Pontificia Universidad Católica del Perú.

En exclusiva, tenemos las sorprendentes y divinas declaraciones del Chisus: “En verdad os digo que mi Abba me abandonó hace 18 años. Se llamaba Jehová y con mi madre hemos puesto la denuncia de abandonó de hogar en la comisaría, pero la asistenta social se limpió el poto con los documentos que le hemos presentado. Mi madre es una persona humilde que vende panes con atún en el Mercado de Nazaret. También lava ropa de los vecinos en el río Jordán y a veces chambea como impulsadora de matamoscas en el mercado de Galilea, sector 8, al costado del Paradero Pollos. Ella me ha sacado adelante desde que nací, pero las asistentes sociales de la PUCP creen que somos millonarios como si yo fuera hijo de un ministro aprista”, declaró el Hijo del Hombre después de despertar el ki oculto del chanchorreportero. “Ahora podrás derrotar a Freezer y resucitar a Piccolo, insecto”

De esa forma, Jesús Steven de Nazaret nos contó un poquito más de su atribulada vida como el Mesías del Paradero Vaquitas: “En verdad os digo que soy huérfano de padre. Mi madre quiso darme una familia así que se casó con José, quién me ama a pesar de ser más feo que el cruce de Makuko con Zelma Galvez. Yo siempre lo ayudo a vender sillitas y mesitas en su humilde taller de carpintería en Zapallal. […] Le expliqué a la asistenta social que no tengo padre y ella me pidió el certificado de defunción y, luego, me sugirió que exhume el cuerpo de mi viejo para que ella esté segura de que realmente está muerto. Pero, le expliqué que ya tenía una denuncia por abandono en la comisaría, no obstante, ella insistió que también tendríamos que tramitar la denuncia por abandono intergaláctico. Le supliqué que no es justo que yo, hijo de un ama de casa y un humilde carpintero, pudiese pagar la escala 9. A lo que ella respondió que siempre podía llevar menos cursos o irme a estudiar a San Marcos. Me dijo que eso me pasaba por no haber declarado el taller de carpintería de mi padrastro. ¡PERO ESO ES TODO LO QUE TENEMOS!”.

Al cierre de esta lamentable nota, José le dio un derrame cerebral que lo postró en cama, María sigue vendiendo marcianos en los alrededores de la tumba de su hijo y Jesús Steven de Nazaret al no poder seguir pagando la PUCP, decidió incursionar en el siempre lucrativo negocio de las resucitaciones hasta que fue crucificado por el Serenazgo de Judea. En exclusiva para El Panfleto Pedú las últimas declaraciones del Hijo del Meng: “Hola, Arnulfo pecador. ¡Arrepiéntete, basura! ¿Qué?, ¿qué dónde estoy? Ahora estoy resucitando gente por todo el Pedú. Me siento bendecido pues mañana también me toca un evento de cumbia en El Galileo. Allí convertiré un huevo de galones de agua en huarapo. Ahora estoy vendiendo algunas cositas en la PUCP. ¡Me tengo que ir, chanchorreportero, porque esos panes con torreja no se multiplican solos! Se venden bien gracias a TRAFICANTES PUCP. ¡GRACIAS MARCIAL!”

- Advertisement -spot_img

More articles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Latest article