5.8 C
Puno

Mamá, soy empleado de RPP, pero mi sueldo son canjes de Plaza Vea

Must read

(Redactor esclavo NN, 28 años, San Juan de Lurigancho) Tio Vladi, soy comunicador de profesión, pero idiota por vocación. Mis hermanos estudian carreras “útiles a la sociedad” como Ingeniería, Medicina y Cosmetología; estas carreras dicen ser de provecho para la humanidad, pero yo me rehúso a creerlo. ¿Por qué he llegado a tan brillante conclusión? Bueno, es que mis artículos sobre “Los 10 mejores videos de gatitos” o los célebres recuentos sobre los amoríos de los pollos inflados de “Esto es Guerra” o “Combate” son todo un éxito en la web. Tanto así que mis jefecitos * se escuchan latigazos * han anunciando la creación de la Hunidad de Imbestigazhión (HDI), unidad que tiene el objetivo de desentrañar los misterios de la dieta de Mayimbú, el secreto de las semillas del ermitaño o el porqué Verónika Mendoza no cocina si es mujer. Obviamente la HDI opacará a Spotlight, ¡fi que fi!

Mi vida profesional me hace sentir en las nubes, Tio Vladi; no obstante, no solo se vive de memes. Sueño que algún día me paguen un sueldo decente con el cual pueda comprar mi espuma Zebra, tomar con mi trampita unos vinitos Gato Negro o disfrutar unas vacaciones de lujo con mi novia en Huancayo. Yo no aspiro a más. Siento que esta es mi verdadera vocación. Se lo juro, Tio Vladi. Siento que el día pasa volando mientras analizo la coyuntura nacional con mi Wikipedia, la columna de Carlos Meléndez y la página de sinónimos y antónimos de WordReference… ¡pero no! ¡YA ME CANSÉ!

Resulta que la empresa ya no me deposita mi sueldo usual. Ahora mis jefes * se escuchan latigazos *, bajo la excusa del estancamiento de las agroexportaciones, el retiro de una tal Tía María de Arequipa (¿quién chucha será?) y que Angie no quiere volver con Nicola, han decidido en un acto de arbitrariedad pagarme con vales de descuentos en Plaza Vea. ¡NO, PUES! No me he quemado las pestañas para recibir descuentos solo allí. Mínimo en Wong o en Vivanda. ¡Mis recuentos de los mejores kamehameha de Gokú valen mucho más, Tio Vladi! Solo para terminar, le cuento que canjeando mis vales de pago, me encontré en la caja con Raúl Vargas, quien llevaba sus pañales TENA. “Ojalá la caca se te desborde y al resbalarte te rajes el orto hasta la nuca”, pensé. “Hola señor Vargas, ¿cómo está? Un gusto. Nos vemos”. Le di la mano a ese viejo jeropa después de empaquetar sus compras. ¡Ya no soporto más esta situación! Aconséjeme, plisito.

Consejo del Tío Vladi
montesinos-230x130Eres un digno representante del periodismo de investigación contemporáneo. Mientras más le sobas el sodalicio a Cipriani, tu poder de anál-isis se incrementa exponencialmente. Un poco más y eres el único felpudo con micrófono en mano. ¡Esa es la prensa que siempre he querido cuando cabalgábamos el Perú con mi chinito!
Tu poder de memelógo y analista de videos de DBZ merece más y no te estoy hablando de cambiar de supermercado. Yo te hablo de cosas más allá, sobrino. Renuncia y crea tu propia consultora de comunicación. Ya muchos de tus coleguitas ahora son consultores externos y cobran miles de solsillos por hacer talleres hasta el culo donde hablan cómo hacer “curadorías de contenidos”. ¡PLATA FÁCIL! Hay mucho cojudo dispuesto a pagar y asistir a esos talleres donde te enseñan los mil usos del CtrlV + CtrC (¡el mismo Estado lo paga!). Tú eres un experto en copiar noticias de la Agencia Andina; vamos, ¡anímate! Spotlight a tu lado será la sección de Sociales de COSAS, sección que hasta ahora nadie sabe para qué carajos sirve. Hazme caso o acabarás tus días atendiendo llamadas en Aquafono. Besitos.

- Advertisement -spot_img

More articles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Latest article