8.2 C
Puno

10 tips para Nadine de cómo fugarse del país, por Alan García y El Chino

Must read

Nadine se fue del país. Legalmente no califica como fuga pero políticamente es una huída y una alzada de dedo medio a la justicia peruana. Así las cosas, la co-presidenta del periodo 2011-2016 se suma a la lista de políticos peruanos de fuste que, por buscar impunidad, se largaron a otro país. Con ello ya se encuentra en las grandes ligas de la sucia política nacional.

Pero, a pesar de esta pendejereta movida, ella tiene mucho que aprender. Es por eso que convocamos a dos de los más grandes expertos en fugas de la política peruana para que le den unos tips. Estos son los que recolectamos.

1. Aprovecha la coyuntura para salir caleta. Busca contextos críticos que te permitan salir de este país de mierda sin mucho roche. Busca, por ejemplo, la peor crisis ecónomica del país a inicios de los 90 o el más asqueroso ambiente de corrupción a inicios del 2000. Vladi, por ejemplo, se fue en su bote Karisma aprovechando que hubo un levantamiento de unos militares en Locumba… Ahhh, ya ves. Tú ya sabes cómo se maneja esta huevada. Procede nomás.

2. Buscan una buena excusa para justificar tu salida. Nada que me llamó la FAO y esas pichuladas. ¡No seas Calichín! Aprende de los grandes. “Que me voy a la APEC en Brunei”, “Que los fujimoristas que me quieren matar”. ESO es una buena excusa, oe, conejona.

3. Lleva toda tu plata y pruebas incriminatorias contigo. No seas gil Nadine. Todo lo robado es tuyo y nadie te lo debe quitar. Por eso, mételo como valija diplomática y listo. A gozar de los ricos chocolates suizos. ¿O tú crees que no hay vladivideo del Chino porque nunca lo filmaron?

4. Ten un plan de contigencia. ¿Te aburre la chamba en la FAO? ¿Te diste cuenta que no sabes ni mierda de agricultura y que vas a estar más perdida que Rafael Rey en las reuniones de Directorio del BCR? Ya pues cholita. No seas monse. Ten un plan B. Huevea en París o lánzate al senado suizo. Eso te mantendrá activa y, sobre todo, con los reflejos entrenados para tu regreso.

5. Hazte la perseguida. Nada mejor para un país de afuera que ver a un político peruano que convierte su pendejada de fugarse de su país para no rendir cuentas a la justicia en una razón para que no lo “persigan políticamente”. Di que te quieren matar, que en realidad eres francesa, que te envidian por ser chola y primera dama, que -en fin- te quieren condenar como sea. Síguele la corriente a los fujimoristas, nomás. Ellos se encargarán de darte una excusa para convertirte en exiliada y no en alguien que debe ser procesada correctamente por la justicia.

6. Manda un fax o una carta desde el extranjero. Esto, eh, no sirve de mucho en realidad pero es para continuar la tradición, pes. Aunque sea un whatsapp o un snapchat. No seas desconsiderada.

7. Consigue amigos que, como tú, son fugitivos. Puedes, por ejemplo, preguntarle a los chicos de Panorama donde está el dueño de su canal, Ernesto Schutz, que se ha fugado a Suiza como tú. O puedes reunirte con todos los prófugos que son familiares del chino. Eso sí, tienes que alquilar un estadio o algo así. Son como cancha.

8. Arregla con Milagros Leiva un par de reportajes. Si ella promete sacar pruebas en tu contra ya eres casi inocente.

9. Deja a alguien que te defienda como sea en Perú. Mientras más vago e idiota (pero figuretti), mejor. Alan tuvo a Del Castillo. Fujimori a Keiko y Kenji. ¿Tú? Bueno, si a Ollanta no lo llaman para hacer una versión lorcha de Forrest Gump, ya tienes candidato.

10. ¡Regresa! Ya sea como postulante a la alcadía de Lima o como fundadora de un nuevo partido o como participante en el Gran Show, tienes que regresar. Porque tu desprecio por el país no estará completo si te quedas fuera. No pues. La mejor forma que tienes (que tenemos) de joder al país no es huyendo solamente. Es regresando para demostrar que el crimen sí paga.

¡SUERTE!

- Advertisement -spot_img

More articles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Latest article